Desde hace unas semanas se puede acceder al número 1 de la revista iMAG, la primera en España diseñada y pensada exclusivamente para el iPad. Que no tiene hermana en papel, vaya. Y de entre los reportajes que aparecen, destaca uno (anunciado en portada) sobre la arquitectura del vino. O sea, los diseños más espectaculares de bodegas en España, donde Gehry, Foster o Renzo Piano han dejado su impronta. Todo viene porque el Museo de Arte Moderno de San Francisco inauguró el pasado 26 de noviembre la exposición “Cómo el vino se hizo moderno: Diseño+Vino 1976 hasta ahora”. Hasta el 17 de abril, la muestra pretende centrar las miradas en la industria del vino y su integración con el arte y la arquitectura, mostrando espacios arquitectónicos singulares de artistas como Frank Gehry, Norman Foster, Renzo Piano y Alvaro Siza. El comisario de la muestra ha destacado que la idea partió de “la observación curiosa acerca de por qué hay tanta actividad alrededor del vino en varios campos del diseño. Hay un buen puñado de arquitectos famosos que han diseñado bodegas durante los últimos quince años y no han hecho fábricas de botellas de zumos de naranja, lo cual debe tener una explicación”.

Bodegas Protos (Rogers Stirk Harbour + Partners)
En Peñafiel (Valladolid) se alza la espectacular bodega para Protos diseñada por el arquitecto Richard Rogers. La bodega está al pie de la colina en la que se asienta el castillo medieval de Peñafiel, y utiliza sus entrañas (un área subterránea de más de dos kilómetros de túneles y galerías) como cámara de crianza del vino, a una temperatura constante de entre 14 y 16 grados. La bodega, inaugurada en la vendimia de 2008, tiene capacidad para procesar un millón de kilos de uva.
– El edificio se asienta sobre un zócalo triangular y se compone de cinco bóvedas entrelazadas que descansan sobre grandes arcos de madera laminada revestidos de piezas cerámicas de gran formato. Esto hace que el edificio esté en sintonía con el paisaje.
-El ambiente fresco necesario para almacenar el vino se crea mediante el uso eficaz de la masa térmica del subsuelo.
– La fachada sur está protegida por un saliente de nueve metros de la cubierta que genera un espacio protegido para la selección de la uva durante la vendimia, y para visitas y eventos sociales durante el resto del año.
– Las fachadas este y oeste son sólidas en su sección inferior y están formadas por paneles con un alto nivel de aislamiento y una capa ventilada exterior de tubos de aluminio horizontales. Un sistema mixto de aire aprovecha el clima continental, con altas temperaturas de día y bajas de noche, y permite su refrigeración de forma natural por la noche.

Bodegas Portia – Grupo Faustino (Norman Foster & Partners)
El Grupo Faustino inauguró el pasado noviembre en la Ribera del Duero las bodegas Portia, diseñadas por Norman Foster. El arquitecto utilizó la especial topografía del terreno para crear un edificio ecológico, con un consumo mínimo de energía y un reducido impacto visual sobre el paisaje.
– Las bodegas tienen 12.500 metros cuadrados en los que se producen un millón de botellas al año. Las tres alas del edificio representan las tres etapas en la fabricación de un vino: fermentación en vasijas de acero inoxidable, envejecimiento en barricas de roble y el envejecimiento en botellas.
– Las zonas que albergan los barriles y las botellas están parcialmente bajo tierra, para lograr las mejores condiciones para envejecer el vino. Mientras, el ala de fermentación está sobre la superficie, para permitir ir expulsando el dióxido de carbono.
– Al tejado del edificio, justo en el centro, llega un camino al que llegan los camiones y pueden descargar las uvas recolectadas directamente en la tolva.
– El edificio está diseñado para regular la temperatura interna y reducir la demanda de energía, ayudando a controlar la temperatura interior.

 

Bodega El Ciego (Álava) – Marqués de Riscal (Frank Gehry)
La Ciudad del Vino en la localidad alavesa de Elciego ha elevado a Marqués de Riscal a la categoría de marca internacional. No sólo por el hecho de exportar el 60% de su producción a todo el mundo, sino por su antigua bodega de finales del XIX y el hotel diseñado por Frank Gehry, símbolo del siglo XIX. La Ciudad del Vino, con una superficie cercana a los 100.000 m2, está compuesta por la antigua bodega de Marqués de Riscal (1.858), un hotel de lujo, un restaurante de alta cocina, un spa de vinoterapia, un centro de reuniones y convenciones, y un área de banquetes.
– La inauguración del edificio diseñado por el creador del Guggenheim se produjo en 2008. El proyecto une con metal la piedra del edificio de la bodega de 1860, en concreto, 1.750 m2 de acero inoxidables y 1.800 m2 de titanio coloreado. También, el edificio tiene 3.180 m2 de voladizos que impiden la incidencia directa del sol.
– Los colores de los tejados ondulantes se inspiran en los colores de las botellas de vino: rosa (vino tinto), plateado (Cápsula de la botella) y dorado (mala que cubre la botella).
– El edificio incluye sala de catas, suites con diferentes diseños, biblioteca ecológica, balneario con vinoterapia…
– Debido a la complicada geometría del edificio, tuvo que utilizarse un complejo programa informático llamado Catia y realizar estudios en el túnel de viento, para saber cómo se comportarían los reventimientos frente a este fenómeno meteorológico.
– La Bodega de Vinos de los Herederos del Marqués de Riscal en Elciego está constituida por un conjunto de edificios derivados de la continua ampliación de sus instalaciones. Así, la bodega gira entorno a la bodega original de 1860, hoy destinada a la crianza de vinos en barrica, donde se circunda por la bodega de 1.883, bodega Vacada, Bodega Foso y por la bodega San Vicente.
– La recepción y elaboración de los vinos se efectúa en la bodega Vacada y bodega San Vicente, donde se ubican 127 depósitos de hormigón revestidos de resina epoxi en la primera, y 157 depósitos de acero inoxidable, de 25.000 litros de capacidad cada uno, en la segunda.
– La capacidad de recepción de ambas bodegas alcanza un total de 8,5 millones de kilos de uva.
– Las Bodegas 1860, bodega 1.883, bodega San Vicente y la bodega Foso se destinan para la crianza de los vinos en barrica. Para ello, Vinos de los Herederos del Marqués de Riscal, S.A. posee 37.000 barricas de roble americano.
– Las instalaciones contemplan también, cuatro botelleros, donde se efectúa el proceso de envejecimiento en botella. La capacidad de almacenamiento en estos botelleros es de 9.000.000 de botellas

Bodegas Qumram
En Peñafiel (Valladolid) se alza esta bodega diseñada por el estudio de arquitectura Konkritblu de Barcelona. Se levanta sobre una pequeña loma y está rodeada de viñedos. Es una bodega de tamaño pequeño que se abra hacia el paisaje natural de la Ribera: el Duero, los pinares y los castillos de Peñafiel.
– El edificio se concibe como parte del terreno, parcialmente enterrado. Por eso se utilizó el hormigón, que, según los arquitectos, “da continuidad a la tierra a partir de la tierra”.
– La sala de maduración del vino está enterrada y allí la luz es escasa.
– El edificio aprovecha el desnivel natural del terreno no sólo para aprovechar de manera eficiente la luz solar, sino también para descargar la uva por gravedad.
– El diseño reduce al máximo la climatización forzada: el edificio está parcialmente enterrado para aprovechar “la inercia térmica del terreno”, según los arquitectos. También se aplica la ventilación natural cruzada, tanto para la evacuación de gases tóxicos en procesos de fermentación como para el control de temperatura y humedad.
– Durante la construcción, se aprovechó la tierra extraída para fabricar hormigón. La orientación del edificio responde al criterio de optimización energética, con más aislamiento en la zona norte que en la sur, donde hay más aberturas.
– La bodega cuenta con un sistema de recogida de agua de lluvia para riego y un sistema de depuración de aguas procedentes de la bodega.

Anuncios