Con la excusa del Año Jacobeo, el año pasado por estas fechas estaba preparando una ruta por el Camino de Santiago a bordo de un Aston Martin Rapide. Junto con el fotógrafo Óscar Rodbag partimos desde el Parador de León y condujimos de Parador en Parador hasta llegar al de Santiago de Compostela. Aquella experiencia a bordo de un coche tan completo como el Rapide nos convenció de que Aston Martin hace cochesigual de bestias que Ferrari pero con un toque más de distinción. Es precisamente ese toque de distinción el que nos ha vuelto a sorprender, ya que la marca británica presentó hace pocos días su primer utilitario, un coche pequeño para andar por ciudad y equipado con todos los lujos que un cliente de la marca puede soñar. Es el Cygnet.

Cuando recibí la invitación para la presentación a la prensa sentí una extraña sensación. Como un deja-vù. Este coche me suena, me recuerda a un Toyota. Y, efectivamente, no me equivocaba. “La base del Cygnet, el chasis y la motorización, de 98 CV, es del Toyota iQ”, me confirmaron. Eso sí, tiene 330 componentes nuevos y el exterior se ha rediseñado parcialmente para darle un aire más cercano a Aston Martin.

El Cygnet es el primer coche pequeño de la marca, pero no se meterán en camisa de once varas introduciéndose en otros segmentos, como coches familiares, berlinas… Aston Martin se ceñirá a sus súper coches y a este Cygnet de dos plazas en la práctica, aunque la marca insiste en que son 3,5. ¿En quién estará pensando para ese 0,5? En realidad, si quieren subir dos adultos detrás lo tendrán muy muy complicado, a no ser que sean contorsionistas y puedan echarse las piernas a los hombros. Eso sí, se puede elegir el color del tapizado (hecho a mano) e incluye navegador de serie, aunque no tiene guantera.

La producción del cisnecito (es eso es lo que significa Cygnet en francés) comenzará en abril y ya tienen vendidas la mitad de las unidades previstas para fabricar. Parece un buen comienzo para un coche que, en principio, iba a estar destinado a quienes ya fueran propietarios de la marca y quisieran tener un coche más manejable para ir de compras por la calle Serrano.

El precio estará en torno a los 40.000 euros, a no ser que se quiera una de las dos unidades limitadas en blanco o en negro. Entonces, los precios alcanzan los casi 50.000 euros. Calderilla para los que ya tienen un Aston Martin en el garaje de casa.

Anuncios